sábado, 12 de septiembre de 2020

Dios perdona siempre. Más aún, como expresa aquella otra parábola del hijo pródigo, él sale diariamente a nuestro encuentro repleto de cariño y cargado de perdón. Nunca se cansa de perdonar. Es su gran tarea, la que le tiene ocupado día y noche, y todos los días sin excepción. Dios perdona porque es sólo amor y misericordia...

El perdón es un valor de alta calidad. Quien perdona demuestra madurez, grandeza de espíritu, sensibilidad y valentía. Es el otro modo de expresar amor. El perdón es también un valor destacado en la Biblia, sobre todo el ofrecido por el Dios compasivo y misericordioso. La parábola evangélica es elocuente por sí misma. Las personas pecadoras somos ante Dios como ese empleado insolvente, con una deuda tan grande que es imposible pagarla. Él, misericordioso hasta las entrañas, tiene compasión y nos perdona por completo. Dios perdona siempre. Más aún, como expresa aquella otra parábola del hijo pródigo, él sale diariamente a nuestro encuentro repleto de cariño y cargado de perdón. Nunca se cansa de perdonar. Es su gran tarea, la que le tiene ocupado día y noche, y todos los días sin excepción. Dios perdona porque es sólo amor y misericordia. Pero no es fácil perdonar. Sabemos que a algunas personas les cuesta extraordinariamente. La pregunta de Pedro de si siete veces al día es suficiente, ¿nos dice algo? Jesús contesta que no hay que poner límites al perdón: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete", es decir, siempre. La respuesta lógica y elegante al perdón recibido es el perdón ofrecido. Todos hemos sido perdonados; pero uno no sabe perdonar si no lo experimenta desde las entrañas. Preguntémonos si no somos un poco recortados y tacaños cuando debemos perdonar. A veces oímos: "ya estoy cansado de perdonar", "esto es demasiado". Si fuéramos nosotros los perdonados, ¿diríamos lo mismo? Otras veces decimos: "perdono, pero que me den explicaciones, que vengan a reconocerlo, no va a quedar mi dignidad por los suelos". Un perdón con peros no es verdadero perdón. En la parábola aludida del hijo pródigo el padre no pide ninguna explicación. En resumen, el perdón es un valor de alta calidad humana y evangélica. Debe ser una actitud sobresaliente en todo cristiano. Jesús saca la parábola de la abundancia de misericordia que lleva en el corazón. En la Iglesia el perdón es realzado y celebrado sacramentalmente: es el sacramento de la conversión y de la reconciliación. P. Octavio Hidalgo

sábado, 29 de agosto de 2020

Jesús es enérgico con todo el que le tienta: "Quítate de mi vista, Satanás...; tú piensas como los hombres, no como Dios".

Gracia de Dios, libertad y sufrimiento son planos que confluyen en nuestra vida de creyentes. Con qué realismo y con qué fuerza expresiva lo confiesa el profeta Jeremías. "Me sedujiste, Señor", equivale a lo que entendemos por gracia de Dios; "me dejé seducir", equivale a la libertad humana de dejar hacer a Dios, puesto que su acción es siempre beneficiosa. El sufrimiento es consecuencia del compromiso. No hace falta que el creyente busque la cruz; la gente se encarga de echársela encima; a veces son, incluso, los propios amigos. Jeremías nos revela su experiencia mística: "la palabra era en mis entrañas fuego ardiente"; pero nos cuenta también su experiencia dolorosa por continuar con la misión profética que Dios le ha encomendado, es decir, por no dar la espalda a su vocación. La vida de Jesús no fue diferente a la de Jeremías ni a la nuestra. Las dificultades le salían al paso por todos los ángulos. Hasta su íntimo amigo Pedro le quiso apartar de su destino. Pero Jesús es enérgico con todo el que le tienta: "Quítate de mi vista, Satanás...; tú piensas como los hombres, no como Dios". Tal vez por esto Jesús insiste tanto en el valor de andar por la vida despiertos y vigilantes. San Pablo apuntaba: "no os ajustéis a este mundo", buscad "la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto". Para Jesús no hay otro valor que supere el cumplimiento de la voluntad de Dios. Por eso no tolera que le intenten engañar en algo tan decisivo y tan sagrado como es el proyecto del Padre y su ideal. En resumen, Dios seduce. La vocación cristiana es atractiva, ilusionante, pero no está exenta de riesgos y de sacrificios. Que nos entre muy dentro: no hay verdadero seguimiento cristiano sin cruz. Pero recordemos: "dichosos los perseguidos... porque de ellos es el Reino de los Cielos". P. Octavio Hidalgo

sábado, 22 de agosto de 2020

Las preguntas directas de Jesús son trasladables a cualquier momento de la historia y a cualquier persona. Es conveniente de vez en cuando echarse a la cara, de manera personal y comunitaria, la encuesta que quiso hacer Jesús en su tiempo: "¿Quién dice la gente que soy yo?". "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?". Entre la gente hay pareceres muy diversos, tan variados como diferentes son las formas de ver la vida: para algunos Jesús es un personaje rentable porque todavía vende...; para otros es un revolucionario y no ven más allá; otros lo consideran el fundador de la Iglesia sin más; algunos reparan en su gran mensaje; y hay quienes, como Pedro, testimonian: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo"...

Hemos escuchado en la segunda lectura un breve texto en el que San Pablo se desborda alabando la generosidad y la sabiduría de Dios. Por nuestra condición, configurada a su imagen y semejanza, podemos rastrear un poco las huellas de estos atributos divinos. Pero qué difícil es entender y asumir esta generosidad y sabiduría de Dios en situaciones de enfermedad, muerte inesperada, conflicto o decadencia. Qué difícil resulta entonces para muchas personas hacer una lectura creyente de los acontecimientos. Debemos tener muy presente que Dios no se cansa de querernos. El texto evangélico gira en gran parte en torno a la figura de Pedro. Sin embargo, hay unas derivaciones muy importantes para todos: — Las preguntas directas de Jesús son trasladables a cualquier momento de la historia y a cualquier persona. Es conveniente de vez en cuando echarse a la cara, de manera personal y comunitaria, la encuesta que quiso hacer Jesús en su tiempo: "¿Quién dice la gente que soy yo?". "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?". Entre la gente hay pareceres muy diversos, tan variados como diferentes son las formas de ver la vida: para algunos Jesús es un personaje rentable porque todavía vende...; para otros es un revolucionario y no ven más allá; otros lo consideran el fundador de la Iglesia sin más; algunos reparan en su gran mensaje; y hay quienes, como Pedro, testimonian: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". En efecto, la Iglesia ha reconocido desde el principio el origen divino de Jesús. El Nuevo Testamento lo atestigua de muchos modos y la Tradición cristiana reconoce en Él la presencia humana de Dios en el mundo, una presencia singular y nueva. Esto es absolutamente fundamental en la personalidad de Jesús. En Él Dios se ha hecho como uno de nosotros, ha compartido plenamente nuestra humanidad, fue una persona histórica. Entender a este Jesús humano, no menos humano que nosotros, es decisivo para valorar nuestra vida desde la perspectiva de Dios. — De las dos preguntas de la encuesta evangélica, la segunda es la más interesante y decisiva, porque nos afecta directamente. Será siempre una pregunta abierta y desafiante, que compromete las ideas, las vivencias y el testimonio que damos, tanto de manera personal como de manera comunitaria. — Otro aspecto muy importante de este pasaje evangélico es que la fe acontece por intervención de Dios, es un don suyo: "Eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo". No es posible la fe personal y profunda sin un impacto grande de Dios. — Otro detalle, que recuerda nuestro bautismo, es que la fe marca como si se tratara de un nuevo nacimiento. Jesús le pone un nuevo nombre a Pedro y le confía una misión. También nosotros hemos recibido una misión: actualmente somos los labios, las manos, los pies, los testigos de Jesús. — Es un hecho generalizado que la figura de Jesús despierta admiración en mucha gente, incluso a pesar de la Iglesia, es decir, de nosotros, los cristianos. Podemos ensombrecer su talla y disminuir su radicalidad. Lo lógico, sin embargo, es que, a través de nuestro testimonio, penetre más y más en el interior de las personas y de la vida social. P. Octavio Hidalgo

domingo, 16 de agosto de 2020

La fe es un don que Dios no regatea, como no regatea la salvación. Su corazón no es rácano, sino generoso. No está hipotecado por ningún pueblo ni tiene privilegiados. Por eso el despliegue de su salvación debe alcanzar a todos, es universal. Este aspecto es el que destaca preferentemente el relato evangélico. La acción salvadora de Jesús es para los paisanos y para los extranjeros...

La fe es una actitud religiosa. La podríamos describir como un don de Dios, que hace vibrar a toda la persona. Se expresa por medio de la oración, del testimonio, del compromiso... No es tanto un credo de verdades que hay que saber cuánto una actitud personal de aceptación de Dios y de obediencia al Evangelio. Se apoya menos en lo que otros dicen y hacen, y mucho más en la propia experiencia religiosa. No se concibe en función de la seguridad personal (ganar el cielo), sino en función de un proyecto que uno emprende, como Abrahán, sólo fiado de Dios... No se reduce a algo íntimo, privado o particular, sino que es también comunitario y de vertiente social: nos planta de lleno ante los problemas de la gente. La fe es un don que Dios no regatea, como no regatea la salvación. Su corazón no es rácano, sino generoso. No está hipotecado por ningún pueblo ni tiene privilegiados. Por eso el despliegue de su salvación debe alcanzar a todos, es universal. Este aspecto es el que destaca preferentemente el relato evangélico. La acción salvadora de Jesús es para los paisanos y para los extranjeros. El evangelista Mateo, que dirige su evangelio a judíos cristianos, parece decirles con este relato: ¿Cómo vamos a excluir a los paganos de la salvación si el mismo Jesús los acogió?. La fe de la mujer cananea es un ejemplo de la adhesión y de la confianza que agradan a Dios y que arrancan la intervención saludable de Jesús. Fe y oración convergen de manera sobresaliente en esta mujer. En ocasiones encontramos en personas, que no son de la Comunidad, una religiosidad profunda y una fe tan admirable que sirven de ejemplo a los cristianos de toda la vida. P. Octavio Hidalgo

domingo, 9 de agosto de 2020

Desde la oración Jesús presiente que los discípulos tienen problemas. En la Biblia, el mar muchas veces es símbolo de las fuerzas del mal. Ayer como hoy la barca de la Iglesia ha de navegar en este ambiente, que en ocasiones está particularmente embravecido. Un ambiente que favorece poco o nada la religión y el seguimiento de Jesús. Las sacudidas y la inseguridad a veces vienen sin buscarlas. Y cuando los problemas arrecian, es muy humano que surjan las dudas y los miedos. El bregar de la fe es dificultoso

Dios ofrece una compañía que, por su parte, nunca retira. Los creyentes profundos y aventajados nos comunican esta grata experiencia: "en Dios vivimos, nos movemos y existimos" (Hch 11 ,28). Pero hay ocasiones en las que los signos de Dios son especiales. Elías, el profeta, experimenta que Dios no está en el terremoto ni en el fuego, sino en el susurro y en el silencio, es decir, no está en los ruidos que conmocionan, atemorizan o descentran. La presencia de Dios es silenciosamente suave y pacífica. Es interesante y llamativa la confesión de San Pablo dispuesto a darlo todo por sus hermanos de raza y de sangre en servicio al Evangelio. Llega a decir, en el colmo de la generosidad, que acepta ser excluido del Reino de Dios con tal de salvarlos. Es una manera gráfica y elocuente de manifestar hasta qué nivel lleva uno dentro la preocupación redentora por los demás. Sorprende también en el Evangelio cómo Jesús buscaba ocasiones particulares e intensas para orar. Aunque lleva una existencia oracional y entiende que la oración debe ser una actitud constante (cf Lc 18,1; 21,36), parece que necesita momentos de mayor intensidad. Aquella vez se pasó la noche en el monte orando. En silencio fecundo y creativo, que permite sintonizar más profundamente con Io humano y lo divino, fortalece su vida creyente y militante. En efecto, ¡cuánto panorama se ve desde la oración, si es auténtica!. ¡Cómo se descubren las necesidades del prójimo y cuánta motivación se encuentra para el compromiso!. En el silencio de la oración se valoran con mayor justeza las diversas realidades de la vida y se trabaja adecuadamente la madurez personal. Desde la oración Jesús presiente que los discípulos tienen problemas. En la Biblia, el mar muchas veces es símbolo de las fuerzas del mal. Ayer como hoy la barca de la Iglesia ha de navegar en este ambiente, que en ocasiones está particularmente embravecido. Un ambiente que favorece poco o nada la religión y el seguimiento de Jesús. Las sacudidas y la inseguridad a veces vienen sin buscarlas. Y cuando los problemas arrecian, es muy humano que surjan las dudas y los miedos. El bregar de la fe es dificultoso. En la travesía creyente cuando las dificultades son más amenazantes y las crisis persisten, hay quien recela, quien duda demasiado: ¿será todo lo de Jesús algo fantasmal, producto de la imaginación?; hay quien se cansa de remar, quien se siente casi impotente, quien ve su experiencia de fe disminuida y rebajada su confianza en Dios. Entonces Él nos vuelve a confirmar que ha comprometido su presencia: "¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!". ¿Por qué dudáis, hombres de poca fe?. En la barca de la Iglesia, a pesar de nuestro pecado, de nuestras dudas e inseguridades, están Jesús y su Espíritu que son luz y firmeza. P. Octavio Hidalgo

domingo, 26 de julio de 2020

El Evangelio continúa presentando parábolas del Reino de Dios. Esta experiencia, que respiraba Jesús a todas horas y que constituía el mensaje central de su predicación, no siempre está en primer plano en la vida de las comunidades cristianas ni se le dedica un interés prioritario. Según las parábolas del tesoro y de la perla, el Reino de Dios es un valor alternativo tan único e importante que aquel que lo vivencia no duda en jugárselo todo por él. Para quien lo siente, el Reino de Dios es supremamente atractivo, hace vibrar de tal manera que responsabiliza

Comentario: La oración es una de las experiencias humanas más profundas y saludables. Es esencial para mantener las actitudes y los compromisos que comporta el Reino de Dios. Destaca la primera lectura que agradó a Dios la oración del joven Salomón. Se expresa así: "Señor, da a tu siervo un corazón dócil para gobernar, para discernir el mal del bien". Su oración fue atendida. A veces escuchamos quejas de cristianos que dicen rezo, pero Dios no me escucha. Me pregunto: ¿rezarán bien?. Hoy existe una gran diversidad de modos de entender y de expresar la oración. ¿Son todos igualmente acertados y válidos?. Es bueno que cada uno se pregunte cómo es su oración. Los verdaderos orantes no son los que tienen ratos de oración y después se olvidan, sino los que viven lo más posible la comunión con Dios. Para éstos la oración es como un modo de vivir, respiran con naturalidad la relación con Dios, están atentos al Espíritu e interpretan la vida como hijos de la luz. La vida entera de estos orantes es una liturgia para Dios. Experimentan, minuto a minuto, que Dios les ama. La oración es como su atmósfera vital, la conciencia y el clima en el que discurre la totalidad de su vida. El Evangelio continúa presentando parábolas del Reino de Dios. Esta experiencia, que respiraba Jesús a todas horas y que constituía el mensaje central de su predicación, no siempre está en primer plano en la vida de las comunidades cristianas ni se le dedica un interés prioritario. Según las parábolas del tesoro y de la perla, el Reino de Dios es un valor alternativo tan único e importante que aquel que lo vivencia no duda en jugárselo todo por él. Para quien lo siente, el Reino de Dios es supremamente atractivo, hace vibrar de tal manera que responsabiliza. A lo largo de la historia y en la actualidad hay ejemplos elocuentes de cristianos que lo ponen todo al servicio del Reino de Dios, hasta el punto de arriesgar la propia vida. La fe nos asegura que es el mayor tesoro. P. Octavio Hidalgo